El 911 de cada día

El cansancio dominaba mis párpados a su antojo, y solo ante el timbre del Glovo reaccioné. No pasaban de las once de la noche, pero hacía mucho que no sentía ese sueño pesado, como cuando era chica y elegía dormirme en el sillón para que papá me llevara a upa a la cama, la última señal de que en ese día lo había dado todo. Después, un sueño profundo, sereno, infantil, como quien no tiene más preocupaciones que reponer la energía agotada para el día siguiente. Y en ese retroceso en el calendario, por unos instantes, me olvidé que tenía marido, hija y deberes por la vida.

Estaba soñando algo que en realidad lo había vivido, pero en el sueño éramos mucho mas heroínas de lo que en verdad habíamos sido, sin ánimos de desmerecer nuestro fantástico accionar. Volvíamos del pueblo después de un fin de semana largo con @vicky maisonnave y @dolo nazar. Despacio por la ruta y bien prudentes, como quien conoce el camino de memoria pero sabe que siempre, siempre, hay un nuevo pozo que traiciona, empezamos la recorrida de los 550 kilómetros hasta la city. ¡Quinientos cincuenta! Jamás me acostumbraré a esa distancia poco gamba entre el paraíso y el infierno para algunos, o simplemenre entre el descanso y la rutina para otros.

WhatsApp Image 2020-02-13 at 16.12.43 (1)

Creo que esa vez me resigné a mi clásica frase “ni paso ni tomo”, me copé y fui puente entre algún que otro mate. Porque de tomar un yerbeado jamás. Después de pasar San Antonio y de recordar buenas épocas en ese campo, después de pasar Pasman, un poblado simpático pero con poca gracia, llegamos a la rotonda de Huanguelén. Y ahí empezó la joda. Un camión con dos acoplados zigzagueaba en la ruta violentamente. Al principio creíamos que venía esquivando los pozos, que desde ahí hasta Guaminí se llaman cráteres y traslucen un problemón y una pelea eterna entre dos gobiernos municipales y uno provincial. Pero no. El camión amagó con abalanzarse sobre una camioneta que venía de frente y que por suerte tuvo los reflejos para escapar a esa trompada. Algo había que hacer.

WhatsApp Image 2020-02-13 at 21.17.13

Vicky Maiso que es ágil de respuesta y no se come los mocos, enseguida marcó 911 en su celular y comprobamos que es real. Aunque no se tenga ni una milésima de señal, aunque se esté en medio de la nada misma, se puede llamar a la policía en caso de emergencia. Nos atendieron desde Daireaux, no muy lejos de ahí, y nos pidieron la patente del camión. Nos acercamos lo más que pudimos sin exponermos a un chicotazo, alzamos las luces y se la dictamos a la voz del otro lado mientras describíamos el rodado: camión gris con acoplado naranja.

WhatsApp Image 2020-02-13 at 16.12.41 (1)

Listo, habíamos hecho nuestra gran acción del día. Sólo esperábamos que sirviera para algo. Y sí. Gratísima sorpresa nos llevamos al llegar a la rotonda de Guaminí. Las banquinas parecían un estacionamiento de camiones grises con acoplados naranjas. Era impresionante la cantidad de vehiculos confiscados. La policía se había tomado muy a pecho nuestro llamado y había frenado, en el transcurso de media hora, a todos los camiones que reunían estas características. Un poco queríamos reirnos de la situación, nos sentíamos poderosas, pero había que terminar la epopeya. Metimos velocidad, nos adelantamos al camión zigzagueante que veníamos custodiando, abrímos la ventana y grité “¡es este!”, mientras tocábamos bocina y apuntábamos al culpable. Dimos la vuelta a la rotonda y frenamos. Imposible irnos sin un feedback.

WhatsApp Image 2020-02-13 at 21.08.54

El camionero no se podía sostener en pie del pedal. El vino en cartón le había jugado una mala, y pesada, pasada. Ojos achinados, remera transpirada y mucho pero mucho olor a alcohol. Solo certificamos que era él, como para que liberaran al resto de los camiones grises con acoplados naranjas que se amontonaban sin entender la cuestión. Despues de un par de preguntas para cerciorar que las maniobras habian sido sospechosas, seguimos viaje. Pero ya estábamos manijas. Queríamos más polémica, más heroísmo, más efervescencia.

WhatsApp Image 2020-02-13 at 21.20.19

Y ahí, con el pecho inflado, volví a escarbar y encontré una joyita casi olvidada para contar y seguir en sintonía épica. Estábamos con un par en los arroyitos del Abra del Hinojo. Habíamos ido a pasar el día, a tirar un par de piedras, hacer puentes y creer, por un ratito, que encontraríamos un carpincho como quien se topa con un perro. Después de comer algo, se escuchó que por el camino de tierra se arrimaba un motor que se apagó justo en nuestro campamento. Mal humor. Típico que algún sin código quería instalarse al lado nuestro, como en la Bristol, sin respetar el espacio prudencial de convivencia, pensé. Pero como tantas veces, me confundí.

WhatsApp Image 2020-02-13 at 16.16.20

Un chico de unos veinte años se bajó de la moto con cara de pánico. Con la voz temblando, contó que su novia se había empezado a sentir mal, necesitaban volver al pueblo urgente y la moto no era una opción para acarrearla. Sin dudarlo, encaramos hacia donde se había quedado la chica y la subimos al asiento de atrás. Pálida y con cara de susto, se acostó y anduvimos así cuarenta y cinco kilómetros por tierra a velocidad de caracol para no sacudirla más de la cuenta. El novio nos escudaba atrás en moto y yo por el espejito me preguntaba si tendría registro y papeles, pero hoy eso no importaba.

WhatsApp Image 2020-02-13 at 21.22.30

Llegamos al hospital de Pigüe y entramos por la guardia. El chico estaba desencajado, creo que nunca había tenido tanto miedo y tanta suerte a la vez. Nos quedamos en la sala de espera con él, siendo de repente las adultas responsables de la situación que no pasó a mayores. Al parecer estaba un poco deshidratada y la baja presión de ese día había terminado de descompensarla. Llegaron los padres y después de relatar lo que había pasado y de deshacerse en agradecimientos, enfilamos al auto y de ahí a la panadería: sin arroyito ni excursión a las sierras, nos merecíamos unos churros con mucho dulce de leche para la vuelta.

Cadena de favores

¿Qué tienen en común un túnel y un ascensor? A simple vista nada, o muchas cosas en las que no me voy a detener ahora. Pero estos dos símbolos, con tan solo 24 horas de diferencia, hicieron patente que ayudar, el hoy por ti, mañana por mi, es real, concreto, poderoso y en este caso se cumplió literal.

WhatsApp Image 2019-12-22 at 21.23.10 (6)

Después de depositar a #lahija en manos de su tía, comer un sambuceti de pollo y mostaza, porque no había tiempo de sacar un envase nuevo de mayonesa de la despensa; después de ver qué me ponía para ir a entrevistar a las divas de la moda y que no se dieran cuenta de que veníamos de los suburbios, en donde el glamour pasó de moda y el maquillaje escasea, me zambullí en el aire acondicionado del auto de Maggie. Creía que la dignidad la iba a demostrar, aunque sea, llegando impecable, como si fuera indemne a los 43 grados de diciembre que emergían del asfalto.

WhatsApp Image 2019-12-22 at 21.23.10 (4)

Trípode, cámaras, lentes. Partimos. En el viaje repasamos los grandes hitos de la vida de las entrevistadas, qué haríamos primero, qué foto no podía faltar, qué formatos priorizaríamos. Llegamos, estacionamos y tocamos timbre. Nos esperaban, qué alivio. Era un edificio antiguo, divino, de ladrillo a la vista en una esquina de Palermo. Escalera de mármol y ascensor enrejado al descubierto. Fuimos primero al local en planta baja y casi morimos con tantos tesoros. Arriba, en el primer piso estaban las oficinas, luminosas, soñadas, perfectas. Quedamos en hacer primero la entrevista para después bajar y hacernos un banquete con tantos rinconcitos.

Éramos tres, y yo enfilé para la escalera. El ascensor era tan chiquito que para qué correr riesgos, pero las chicas insistieron en que había lugar y en qué hacía mucho calor. Típico, en treinta segundos estaba ahí con ellas, no haciendo lo que debía hacer, subir los dos pisos a pata como Dios manda.

WhatsApp Image 2019-12-22 at 21.23.10 (3)

Y pasó. El ascensor se trabó llegando al piso en cuestión, la puerta no abría y tampoco podíamos volver a planta baja. A mi me dio nervios que una de las chicas se mareara y caiga redonda en ese minúsculo espacio, y lo único que me salió hacer fue reírme, reírme y no parar. Por suerte, al minuto, tomé más conciencia y se me ocurrió algo un poco más útil: gritar para pedir ayuda. Las chicas me chistaban para que me callara porque les daba vergüenza alimentar esa imagen de poco ascensor encima, pero en el fondo me lo agradecieron. Había que salir de esa cárcel como sea.

A los cinco minutos, un buen hombre llamó el ascensor en el piso de abajo y, como si nada, el engranaje se destrabó y logramos llegar a tierra firme. Hermoso. Ese señor no dimensionó la gran ayuda que fue y balbuceó algo así como que siempre se trababa, pero la cosa nunca pasaba a mayores. No había de qué preocuparse.

WhatsApp Image 2019-12-22 at 21.23.54 (1)

Había mucho de qué preocuparse, la verdad. Todo el glamour al tacho después de sobrevivir a la claustrofobia y al vértigo. Al prejuicio de no saber manipular una caja elevadora. Intentamos recuperar algo de dignidad, respiramos profundo y tocamos la puerta, como si nada hubiese pasado. Por suerte, a pesar del traspié, empezaba una de las mejores entrevistas del año.

Que esa alma caritativa que tocó el botón del ascensor en el momento más tenso de la situación no se haya dado cuenta de su favor, de nuestro alivio, no quería decir que nosotras no nos sintiéramos en deuda y que buscáramos hacer lo posible para encontrar la forma de recompensar y no cortar esta cadena de favores.

WhatsApp Image 2019-12-22 at 21.23.10 (1)

Sin hacerse esperar, la oportunidad llegó al otro día y me llevó a un pasado lejano pero muy vívido. Cuando arranqué a manejar, un gran pánico era que se pusiera el semáforo en colorado en plena bajada en un túnel de paso a nivel. Mantener el auto sin que se moviera durante cuarenta y cinco segundos, para luego acelerar sin miedo y no chocar ni al de atrás ni al de adelante parecía algo que jamás lograría. Y eso mismo, a lo que durante tanto tiempo le tuve miedo, fue la chance que me dieron para devolver esa ayuda que había recibido.

WhatsApp Image 2019-12-22 at 21.23.54 (8)

Ahi estaba, de copilota, mientras veía como a una señora se le iba el auto para atrás, escapando de su control, cada vez que el semáforo pasaba a verde y amagaba con avanzar. Una, dos, tres veces. Y también fueron tres las oportunidades que tuvo para salir del túnel y reincorporarse al llano. Pero ninguna de las tres fue exitosa. Intentaba, y el auto cangrejeaba para atrás sin piedad, a punto de chocarnos.

Aproveché mi figura de acompañante, me bajé del auto y le toque el vidrio con los nudillos ofreciendo mi ayuda. “¿Querés poner el freno de mano y que pruebe de sacarlo?”. Histérica estaba la mujer después de sus intentos fallidos. Se ve que me vio cara de buenos amigos porque enseguida se bajó y me cedió el asiento. Todavía con olor a nuevo, en una milésima de segundo me imaginé qué podría hacer alguien con un poco más de maldad a bordo de un auto ajeno. Pero me puse en foco. Cambió a verde, por fin, y no dudé. Aceleré como nunca y el auto trepó hasta la planicie. Metí freno de mano de vuelta. La larga fila me lo agradeció y yo me di por satisfecha. Habia regularizado mi situación. Estaba lista para el próximo “hoy por ti, mañana por mi”.

Fotos: @dora.ine

WhatsApp Image 2019-12-22 at 21.23.10

Jose Ansaldo

En el noviembre de hace once años, deambulábamos mamá y yo por la avenida Santa Fe, todavía mano única, en busca de algún vestido para alguna fiesta que ahora ya no importa. Hacía calor, lo suficiente como para reposar cada tanto bajo los aires acondicionados de los locales de ropa. Mientras caminábamos con bolsas en las manos y algún sweater colgado al hombro la vi a lo lejos.

jose2

Entre la gran masa alienante que circulaba a ritmo frenético, había una cabeza rulienta con una mochilita de oxígeno en su espalda. Inconfundible, era Jose Ansaldo. Atropelladamente, le encajé las bolsas a mamá y empecé a correr lo más rápido que pude, esquivando señoras, chocándome señores, saltando adoquines sueltos y gritando su nombre como una loca para que frene. No me escuchaba pero yo la seguía con los ojos clavados en la mochilita. Rumbeó hacia el Alto Palermo, y subiendo las escaleras mecánicas por fin me escuchó y se dio vuelta. Qué ganas de verla tenía.

13

Ella estaba cansada, tanto médico la había agotado, pero seguía radiante, con los mismos chistes de siempre y alguna anécdota divertida para contar. Tomamos un café, me parece, o un licuado, no sé, y comimos un tostado. Charlamos un buen rato sobre los planes del verano, mis fechas de finales y su proyecto de estudiar Dirección de Arte. Ese fue el último día que la vi. Glorioso. Gran despedida me dio la petisa.

1

El 2 de diciembre a las 7 de la mañana sonó el celular insistentemente. Era Ine Dorado. La noticia era inminente. Jóse nos había dejado después de una recaída que la llevó a internarse a la clínica de Suárez. Ese mediodía me fui para allá en auto. El viaje más largo del mundo con lágrimas contenidas y no tan contenidas, recordando sus ocurrencias, sus ideas desopilantes y sus memorables cartas que empezaban con un Hola Rubia y que tenían voz de Jhonny Bravo. Todavía en mi cabeza circulaban las palabras de Ine de esa madrugada. Era fuerte. La quería ver ya, necesitaba una segunda despedida.

2
Cuando llegué, mi casa y el jardín estaban abarrotados de gente. En el cuarto de estar habían colocado dos floreros enormes con calas que, desde el piso hasta el techo, vigilaban la cama impoluta donde la habían puesto. Jóse estaba en mi cama para la despedida final. Con un vestido largo, un ramo de pinceles en las manos y una sonrisa de paz verdadera. Verla así era impresionante, era un mimo al alma tan deshecha.

11

Hoy 2 de diciembre se cumplen once años. Te extrañamos muchísimo, pero traerte al presente, con todas nuestras anécdotas, idas al campo, salidas, cumpleaños, tardes de torta y nesquick, películas en invierno y campamentos en el verano nos alegra, nos emociona, nos pone en sintonía con todo lo que fuiste y nos dejaste.

6

Para mi fue un honor y una maravilla que velen a Jóse en mi casa, con toda esa gente colmando cada uno de los ambientes. En el jardín, en la pileta, en la calle. Mucha gente rezaba por Jóse, por José, por Victoria, por los chicos y todos los Ansaldo/Biuele. Jóse se fue con sus pinceles, témperas y acrílicos, pero nos dejó los mejores colores para pintar este mundo con un poco de su locura. Ojalá podamos ser buenos artistas.

Juana Catalina María Victoria

Amigas y primas. No sé qué fue primero, pero nos acordamos juntas desde siempre. Ya en las agendas del 2003 se comprueba que no había día del verano en que no hiciéramos programa: “vinieron Pita y Beru, fui a lo de Neyra, pileta con Pita y Beru”. Insoportablemente unidas crecimos. Y nuestras mamás pueden atestiguar que hicimos de la insistencia por invitarnos a dormir nuestra mejor arma.

1

De cuando Juanita y Hernán, sus papás, se fueron de viaje y se quedaron en casa, salió la primera gran frase célebre: “a mi hermanita no le gusta el arroz”. Es que Pita fue siempre tan buena y protectora que ni siquiera se le escapó que su hermana pase un mal momento cuando Pachu sirvió arroz con atún en algún almuerzo. También por ese entonces, Pita fue víctima del sistema obsoleto que tenía mamá para enseñarnos a dividir por dos cifras. Pobre, intentaba simplificarnos la matemática, pero no había caso, hasta en eso nos parecíamos, bien burras desde tercer grado. Cuántos diciembres habrá pagado ese error. Eran los costos de dormir en lo de Ducos.

10

No tengo idea la cantidad veces que habré llamado a lo de Neyra para que me invitaran a ver el partido de River, pero fui insistente. En casa jamás pagaron por el codificado de los domingos y en lo de Pita siempre había un clima de tribuna ideal que me encantaba. Cómo olvidar las veces que íbamos a misa cabizbajos después de perder de local un clásico, cómo olvidar las tortas esponjosas, los scons, los brownies mientras nos idiotizaba TyC.

WhatsApp Image 2019-08-23 at 17.20.19

Curiosamente nuestra primera pelea, o por lo menos la pelea que bautizamos como primera, fue hace bastante poco. Un 20 de julio, día del amigo, vacaciones de invierno, Suárez. Tuvimos la brillante idea de ir a visitar a Pepe y Maria José Gallardo al campo en Dorbigny después de una leve llovizna. El barro nos devoraba a medida que avanzábamos y la camioneta patinaba al borde de la zanja. Hasta ahí, la amistad más firme que nunca, nos necesitábamos unidas para llegar vivas a pesar de las risas nerviosas y el miedo asomando. Después de comprobar que no podíamos seguir esquiando entre cuneta y cuneta, tomamos la sabia decisión de bajarnos y caminar hasta la entrada del campo. Había que esperar que seque para pegar la vuelta y eso implicaba quedarnos a dormir.

5

Listo. Nos armamos de paciencia y nos relajamos con una carioca. Nos relajamos es un decir porque ya en la primera mano, se me pusieron las dos Neyra culo al norte y empezó la debacle. Me achacaban que les estaba robando puntos, que estaba sumando mal. Siempre fui pésima para las cuentas, pero la piolada criolla nunca fue lo mío. Por suerte, las reglas me dieron la razón y las equivocadas eran ellas. Pero la tensión ya estaba echada y había que bancar la parada. En veintitantos años, nunca nos habíamos mirado con bronca, y ese día, las cartas nos interpelaban de reojo, con saña. Intentaba tranquilizarme, es solo un juego, me recordaba, pero el rayo láser seguía apuntando a Pita y por dentro quería pellizcarla. Poco a poco, dejamos ir el rencor y nos entretuvimos viendo cómo un tractor resucitaba nuestro móvil del barrial. Nos quedaban como sesenta kilómetros juntas todavía, y sabiendo que eran dos contra una, era mejor amigarse.

20

Con las ideas más ocurrentes y disparatadas, yo estaba siempre a punto de largar la carcajada, o contenerme y morir en el intento para no hacer el ridículo en misa, en un acto en el San José o mientras mirábamos Star Wars con un Hernán tan concentrado que era mejor que no vuele ni un mosquito. Un día, Pita me contó inocentemente que Bichito se había separado. Desde entonces, a esa persona la empezamos a llamar Bichito en código. Yo estaba preocupada, no entendía, si hacía poco había visto el matrimonio de Bichito lo más bien. Llegué a casa bien compungida y le conté a mamá. A las pocas horas, llegó la desmentida gracias al cielo. Pita había sido víctima de un gran cortocircuito para alegría del pueblo chico, tremendo infierno. No jodamo con los falsos rumores.

11

También en las jineteadas se ven los buenos amigos (?). Siempre estos eventos resultaron trágicos. Una vez me corté el tendón del dedo chiquito del pie, un elástico que no te das cuenta que lo tenés hasta que se te corta; otra vez me robaron una heladerita por la que casi pierdo la vida cuando mi madre se enteró. Yo lloraba más por lo que había adentro que por el artefacto en sí. Y me acuerdo que, recorriendo el lugar, aguzando la vista para desmontar cualquier avivada, la vi. Era mi heladerita en manos de extraños. Ya estaba por interrumpir la ronda de paisanos para llevarme prepotentemente lo que creía que era mío, cuando Pita me advirtió que era muy parecida pero que no era igual. Siempre ella tan calma, pensando bien de los demás hasta el último minuto, cuando se demuestra lo contrario.

Talentosa, paciente, humilde, generosa y servicial. Así es mi amiga-prima-hermana, la Piti. Un encanto al que quiero mucho.

21

Huellas

Estaba trabajando en lo de mamá cuando sonó el timbre. Eran las cuatro y media, volvían las chicas del colegio. Bajé las escaleras y ya, desde atrás de la reja, vi que Juanita, de once años, estaba con cara triste y cabizbaja. Apenas un saludo de reojo, frío y despersonalizado. Raro. Algo pasaba.

WhatsApp Image 2019-07-30 at 17.42.29

Nos sentamos a tomar el té y le pregunté cómo le había ido. Con los ojos llorosos y con voz apagada contó que había desaprobado la “sumativa”, una especie de prueba integradora de todas las materias donde se evalúa lo aprendido en la primera mitad del año. Estaba muy angustiada, la sumativa era un tema recurrente. Nervios, ejercicios, lecturas. Memorizar. Dolor de panza, seguramente. No era un examen más, por eso la decepción era grande. Mientras la consolaba, pensaba que nada, NADA, te hace más fuerte que esos reveses, los primeros de muchos, los que te adentran en las cicatrices inaugurales que no buscan otra cosa que robustecerte.

Como dice Maritchu Seitún, más vale prepararse con errores de bajo costo que sirvan de aprendizaje, y estar curtidos para cuando la vida pegue fuerte y bien hondo más adelante. Claro que para ella no era ningún bajo costo estudiar de vuelta para rendir un recuperatorio y demostrar que sabía. Pero ¿cómo entender, en el alba de la vida, que esas lágrimas y angustias se convertirán en unos años en divertidas anécdotas que nos sirvieron de lección?

Este episodio me hizo divagar en mi memoria y encontrar esas pequeñas (y no tan pequeñas) decepciones, cachetazos, golpes que, a fuerza de desconsuelos y dulces dolores, nos fueron tallando la personalidad.

Me acuerdo la primera vez que me llevé matemática a febrero. “Llevarse materias” es el término que usamos en la etapa escolar para referirnos a esas oportunidades en las que debíamos demostrar que, en realidad, manejábamos a la perfección las fracciones y sabíamos que pi era tres coma catorce. Todo el año resumido en un día, en un examen, en una nota. Yo era del clan de diciembre, todos los años estaba ahí, practicando ecuaciones y funciones trigonométricas, pero ¿volver en febrero? Abrir regalos de Navidad y recordar que todavía debía matemática me daba náuseas, para mí era un abismo que, creía, nunca llegaría a sobrepasar. Pero un día pasó, un día fui parte de los innombrables de febrero y se derrumbó mi mundo.

También se me viene a la cabeza cuando Laura Selasco, profesora de inglés de Green Hills de toda una vida, llegó a casa con un lemon pie en las manos. Eso era muy malo. Que casi al final del verano se apareciera Laura  con una de estas tortas blancas era un signo imborrable de que había sucedido eso que no queríamos que sucediera. Era la manera de decirnos que no había sido suficiente: habíamos desaprobado el First Certificated Exam. Otro sacudón que costaba digerir.

3

Yendo más atrás en el tiempo, es inolvidable el capítulo en el jardín de infantes en el que unos compañeros se burlaban de mí y me decían que en realidad yo era rubia porque mi mamá me lavaba el pelo con lavandina porque era más barato. No sé en qué momento se me ocurrió creer esa pavada, pero sí me acuerdo que me hicieron sentir que, a mamá, con lo dedicada que fue siempre a sus hijos, ya no le importaba su hija mayor; ya tenía demasiado trabajo con los más chiquitos.

Otro cimbronazo fue en una noche de domingo cuando papá y mamá nos sentaron en el living para contarnos que al año siguiente nos íbamos a vivir a Buenos Aires. Pataleo, llanto, no entender nada. A mí me tocaba, tenía que empezar la facultad y, sola o acompañada, debía instalarme acá, pero ¿y las chicas? Las arrancaban del último y ante último año de colegio para empezar una vida totalmente nueva que, a la larga entenderíamos, tendría sus frutos en la familia unida. Pero estábamos devastadas, y si mis hermanas lloraban, yo también lloraba. Todavía hoy le achacamos a papá que, ni siquiera en ese estado de congoja, nos dejó faltar al otro día al colegio. No, a las siete abrió la persiana como todas las mañanas, como si nada hubiese pasado. Las reglas son las reglas, y en casa sin cuarenta y dos grados de fiebre no había razón para hacerse la rata.

7

Y ni hablar cuando encontré a Talula, la perra dálmata que teníamos desde que yo me acuerdo, muerta debajo de unos árboles al fondo del jardín. Se había ido a morir lejos, para que yo no la vea y quizás así no sufriera. No entendía, si yo tenía diez años y ella casi mi misma edad, ¿por qué habría de morirse? Me dejaron enterrarla y poner una cruz en el lugar. Lloré por unos cuantos días, y trataron de reemplazarla por otra dálmata, pero no era ni la mitad de cariñosa.

Cómo olvidar esa Navidad en la que el primer regalo que abrí fue una Barbie. Todo el mundo sabía que yo odiaba las barbies, me parecían aburridísimas, ¿a quién se le ocurría regalarme una? Obviamente ese regalo no había sido de mamá, pero ¿cómo explicarme? Qué malcriada, cuánta susceptibilidad.

Así fueron algunos de esos momentos, señaladores en nuestra existencia, que tienen la misión de recordarnos cómo éramos antes y cómo fuimos después de que sucedieran. Según la edad o las preocupaciones de ese entonces, dejaron una huella más o menos indeleble que nos fue forjando. Juani recién empieza, ¡cuántas anécdotas valiosas e inolvidables le esperan!

4

Antes de Cata, después de Cata

Había dejado de trabajar dos semanas antes y estaba muy relajada, con los nervios bajo control y muy confiada en que no había nada de qué asustarse. Eran los últimos días de calor de marzo, esos que te dan ganas de gritar de agradecimiento por el sol que pega en la espalda mientras caminas por el barrio y por el vientito que anuncia el inicio del otoño. Esa mañana era la fiesta de San José, uno de mis santos preferidos, y fui a misa caminando. Despacito para no tropezarme, llegué a Santo Cristo, una de las iglesias coloniales más lindas que conocí. Me arrodillé y todo lo que podía hacer era dar gracias, todo había sido muy perfecto. Los nueve meses impecables no eran una casualidad, eran un regalo y un signo de que alguien me quería mucho.

animal-black-cars-688835

Tampoco era casualidad que fuese su fiesta. San José, tan humilde, tan dejarse conducir, ¡qué ganas de imitar! Él, que había confiado tanto, se topó con sus planes hechos un bollito en un tacho de basura porque había ALGO (ALGUIEN) más grande. Esa también quería ser yo, abandonarme de verdad y dejarme moldear.

Llegaría en cualquier momento, pero me habían dicho que faltaban, por lo menos, cinco días. Ahora me doy cuenta que esa afirmación había sido una sutil mentirita para controlar la ansiedad y me sentí como un chiquito al que le esconden los caramelos antes del almuerzo. En fin, estaba muy tranquila, llegaría en el mejor momento, sin importar cuánto me hubiesen engañado. El día anterior había tenido una reunión, como todos los lunes, y estaba convencida de que llegaría también a la del próximo lunes. Pero no.

afternoon-backlit-beautiful-2282315

Ya a la tardecita empecé con contracciones leves, eran las primeras que había tenido en todo el embarazo. ¿Se estaba desencadenando? La noche iba cerrándose y a los espasmos que sentía en la panza se sumó un poco de dolor que fue aumentando hasta hacerse casi inaguantable.

Bañadera, chorros de agua caliente, bolsa rota, al hospital. Lo grandioso fue que eran las doce de la noche de un martes y la Panamericana estaba vacía, lo no tan grandioso era que me esperaba una noche intensa de dolor y sufrimiento. Como siempre, mamá se vistió y también fue al hospital con alguna de las chicas. Ella ya sabía por lo que pasaría, y si había heredado un poco de sus partos, quería estar ahí para mí. Esa es mamá, desviviéndose por sus pollitos en mil cosas, chiquitas o grandes, que hace que nos acostumbremos a su caricia y a su desvelo y no siempre se lo reconozcamos como se lo merece.

asphalt-automobile-biker-604285

No pudo verme porque en la sala de preparto solo admitían a un acompañante. Pegó la vuelta inquieta por no poder consolarme o simplemente estar ahí, pero a las ocho de la mañana del día siguiente estaba de nuevo en el Austral, esperando que alguien le de noticias mías. Ya faltaba poco. También mi abuela, con ochenta y tres años, estuvo siempre del otro lado, rezando por su bisnieta, la número doce y la primera con su mismo nombre.

Efectivamente la cosa recién empezaba. De la bañadera a la cama, y de la cama a la bañadera, con mucho dolor, pero confiada, pasaron casi diez horas hasta que fue posible inyectarme la mágica, increíble y gloriosa anestesia peridural. Hecha una bolita y oleando cada espasmo, colaboré para que el anestesista, muy calmo y con mucha paciencia, logre pinchar la médula en el lugar correcto. Bálsamo de felicidad, ¡literal! A partir de ahí, risas, chistes, anécdotas. La sala de parto parecía de un nuevo color, las enfermeras más cariñosas y yo ansiosa por vivir uno de los momentos más espectaculares de mi vida.

WhatsApp Image 2019-06-10 at 14.46.02 (1)

Dicen que los hombres son un poco de palo en estas cosas, pero la verdad es que no sé cómo hubiese atravesado esas horas sin el apoyo, la paciencia y los rezos de mi marido. Aunque hubiese hecho lo imposible por aliviar mi dolor físico, su tarea consistió en darme la mano y apretarla bien fuerte cuando llegaba la contracción. Lo poco que durmió, lo hizo en una silla dura al lado de mi cama sin compasión. Yo sé que mi sufrimiento fue el suyo también, y la impotencia de no poder hacer nada para ayudarme le dolió casi igual que mi trabajo de parto.

Pero, y acá es cuando el “pero” borra casi todo lo anterior, valió la pena cada segundo. Ya no importaron ni el cansancio, ni el dolor ni la incomodidad de volver a la sala de preparto por no haber cuarto disponible. Nada de eso tuvo más peso que el momento en que me entregaron a mi Catalina. Tan frágil, tan necesitada de cariño después del difícil viaje para salir al mundo.

WhatsApp Image 2019-06-10 at 14.46.01

Ojos enormes y siempre abiertos miraban en todas las direcciones, curiosos por descubrir. Sin llorar, ni siquiera al nacer, observaba a sus papas envuelta en su batita miniatura. Ningún encuentro más esperado y más gozado. No cabía ni un gramo más de felicidad. Empezaba uno de los mejores “para siempres” que la vida me había regalado.

Ya ningún día es rutinario y, desde ahora, nunca estaré sola. Buena, sonriente y alegre. Me confiaron a la mejor hija del mundo.

WhatsApp Image 2019-06-10 at 14.46.04 (1)

LA ACEPTACIÓN, EL GRAN REMEDIO

Lo primero que se me ocurre al conocerla personalmente a Marina Lassen después de haber leído su libro “El cuerpo no calla” es la palabra valentía. Al escucharla hablar, al entrar en su mundo, me sentí demasiado interpelada frente a una mujer que ya dio el primer paso en busca de un sentido en medio de la enfermedad. Ya no importa si ésta o aquella droga dejan de hacer efecto en un cuerpo que se revela ferozmente, que no da tregua y que parece incontrolable por momentos, el verdadero tesoro en su historia con el Parkinson es el coraje para desnudar su alma por completo y volcarla en un libro, un manuscrito que fue la llave para aceptar esta realidad con alegría y optimismo. Por supuesto que es una enfermedad que nunca se eligió, que nunca estuvo en ningún plan y que cayó como baldazo de agua fría en plena madrugada, pero atropelladamente o no fue ganándose un lugar en su día a día y hoy forma parte de las entrañas más profundas de su vida y de la de su familia y amigos más cercanos. Hoy, el cuerpo se presenta igual, o incluso más desgastado y cansado que antes, pero la actitud fue haciendo maravillas en la vida de esta arquitecta.

En un mundo en el que nos venden apariencias por realidad, y donde nos hacen creer que ya la verdad quedó relegada a un segundo plano, otra vez gana el ejemplo de la autenticidad. Acá se revela un poco el clic que hizo Marina en su viaje de aceptación. “Basta de mostrar alguien que no soy, de hacer grandes esfuerzos por aparentar normalidad”. Marina ya intentó convencerse y convencer a los demás de que el Parkinson era algo ajeno y lejano, y de que era mejor ocultarlo, que el mundo no se enterase de su presencia y de simular vivir una vida que no era la suya. Dolores de cabeza, gastritis y mucho vacío se mezclaban como un tónico perfecto para darse cuenta de que por ahí no era el camino.

Y un día, todos los esfuerzos por esconderse resultaron en vano. Disimular un temblor tan agresivo, con tantas manifestaciones distintas se volvió una odisea inalcanzable. Se dijo a sí misma que había llegado a su límite. Ya no podía seguir viviendo en las sombras de su vida, como un espectador con miedo, relegando sus amistades y su familia para ocultar el Parkinson. Descubrió que mostrarse tal como era resultaba completamente consolador, y abría las puertas a la paz, a la tranquilidad, a la certeza de llevar las riendas de la vida con determinación. Todo empezaba a tener otro color y otro aroma. Amanecía un nuevo mundo.

Conexión entre Buenos Aires y Moscú

Marina me recibió en su casa de Beccar, una casa impecable, pensada hasta el último detalle por ella y su marido, ambos arquitectos. No escatimaron en dejar entrar la luz por cada rincón y los amplios ventanales hablan de un hogar generoso y hospitalario, de una calidez maravillosa. Mientras dos perros salchichas nos miraban desde el jardín, empezamos una conversación tan agradable que parecía que nos habíamos alejado un poco de Buenos Aires.

Es que en realidad mi cabeza vagaba por Moscú y San Petersburgo. Su apellido nórdico trasluce sus raíces y su origen, y hasta allá viajó en busca de algo más. Fue su abuela materna Nadezhda Ivanovna Mateev, traducido en el nombre de Esperanza cuando se instaló definitivamente en Argentina, su fuente de inspiración para iniciar esta travesía. Iba al viejo continente en busca de respuestas a su vida, en busca de señales que la guiaran por donde seguir. Reviviendo la historia de sus abuelos exiliados por un régimen absurdo, Marina hizo realidad la promesa hecha a su “Babita” y partió hacia Rusia.

Llegaba sintiéndose una extranjera en su propio cuerpo, sin encontrar el rumbo de su vida y quiso encarnar los mismos sentimientos que tuvo su abuela al dejar su casa, su ciudad, su país natal. Haber tapado el tema durante tantos años, haciendo como si no existiese, hizo que Marina empezara a encerrarse en Internet a investigar sobre Rusia y sus antepasados. También comenzó a escribir en un blog y a ser parte de un foro de pacientes de Parkinson que, en vez de infundirle ánimos y energía, aumentaba tremendamente su ansiedad, generándole insomnio, y con esto, una absoluta alteración en su rutina. Del otro lado del mundo, escuchó cómo su abuela la fue guiando y, dejándose llevar, pudo encontrarse con su costado más tolerante, más optimista, más suave. Supo que eso que había venido a buscar ya lo había encontrado y una profunda paz se apoderó de ella.

Dios siempre gana en amor

De su abuela también absorbió la gran fe en un Dios que ya tenía las respuestas para todo y más y, aunque estuvo un poco apagada durante algunos años, con la llegada de la enfermedad floreció y fue su gran sostén. Como siempre sucede, Dios se adelantó y fue a su encuentro en un retiro. Desde ese entonces, el miedo a la muerte disminuyó y la aceptación de este panorama la hizo sentirse más viva que nunca, y de alguna forma se empezó a curar, capaz no del Parkinson puntualmente pero sí de la aridez de su alma.

Junto con su fe, Marina descubrió su pasión por escribir que la ayudó a empezar a hablar de su enfermedad, a contar sus miedos e inseguridades, y poco a poco a aceptarla como parte suya, dejándose ver tal cual es. Volvió a relacionarse con amigas que había dejado de lado, y se arrimó de nuevo a su familia que la tenía un tanto desatendida por ahorrarles la incomodidad de la compasión. Comenzó, entonces, a aceptar su vida, que no quiere decir bajar los brazos, sino dejar de pelearse con ella misma y recuperar esa actitud positiva necesaria para asumir su realidad. Un testimonio de que la actitud es el arma más poderosa para enfrentar las adversidades.

¿Una visita empañada?

Francisco, que es el Papa número 266 de la historia de la Iglesia, ha visitado 31 países desde que fue elegido como el sucesor de San Pedro en 2013. En su sexto viaje a América Latina, fue la segunda vez, después de Juan Pablo II, que un Papa visita Chile y Perú.

5

¿Qué significa que un Papa viaje desde Roma a Latinoamérica para reunirse con fieles de las más variadas comunidades?

El Papa quiere estar cerca, quiere saber en qué andamos, de qué va nuestra vida. Como en la Jornada Mundial de la Juventud que nos apelaba para que no desperdiciemos el valioso tesoro de la vitalidad y salgamos a anunciar el Evangelio, en esta visita Francisco fue más Papa que nunca: ofició misa, bautizó y hasta casó a unos novios. Habló de la corrupción, visitó una cárcel de mujeres, se reunió con diplomáticos y seminaristas, y celebró a los santos peruanos.

Ante el gran debate sobre si Francisco debe o no venir a la Argentina, a veces nos creemos con la potestad para opinar sobre una agenda que no manejamos y unas prioridades que no conocemos. ¿Quién sino el Papa debe tener más claro que todos lo que debe o no hacer? No entendemos que, seguramente, la forma de estar cerca de sus raíces es ésta, revoloteando con suficiente distancia para que nuestros egos y diferencias internas no se desboquen, para que nuestro país no sufra más convulsiones. Conocemos su amor por esta tierra, busquemos en las profundidades de su mensaje el gran deseo para su pueblo.

6

Con un gran contraste entre las visitas a ambos países, Francisco terminó una gira que tuvo todos los condimentos. Más allá de la ya tan comentada estadía en Chile, donde el clima enrarecido por los ataques a varias iglesias y los polémicos casos de pedofilia hicieron que se catalogara como la peor visita al país en la historia de los Papas, no se puede negar que a Francisco siempre terminan colocándolo en medio de los problemas y circunstancias locales con poco margen para maniobrar.

Como buen padre, pidió perdón por los abusos y desmanes de sus hijos y reconoció las grandes fallas de la Iglesia y el clero; rezó por todas estas víctimas y siempre estuvo muy cerca de los mundos más vulnerables: abusados, excluidos, indígenas, enfermos. Ellos siempre son los primeros para él. Tenemos que dejar de pensar que el Papa es una figura política más, un ente gubernamental o un mandatario mundano. Francisco es la figura central de la Iglesia católica, es el vicario de Cristo, su representante terrenal. Cuando ponemos la mirada en puntos periféricos y no en la centralidad de su mensaje que es Jesús, todo se trastoca, todo queda a merced del ojo y el corazón humano.

4

Cómo será que nuestra humanidad es más fuerte que nuestro espíritu que creemos que todo merece nuestra rigurosa observación. También Francisco fue criticado por casar, en pleno vuelo, a una pareja a la que consideró que estaba preparada para recibir el santo sacramento y simplemente no había podido hacerlo porque la iglesia de su pueblo había sido destruida por un terremoto. Los periodistas, al acecho del error y del escándalo, fueron de lleno a cuestionarle su accionar aludiendo que esta concesión abre la puerta a un sacramento más light, menos comprometido. ¿En serio creen que el Papa desaprovecharía la oportunidad de unir en matrimonio a una pareja preparada que así lo deseaba? ¡Nos olvidamos que los sacramentos son signos del amor de Cristo! Siempre y cuando estén dadas las condiciones, los sacerdotes, con el Papa a la cabeza, tienen el deber de facilitar estas gracias a los fieles. Por suerte, hubo una gran cantidad de personas que celebró este gesto, esta cercanía, este trato tan afable.

Nos encanta llenarnos la boca, nos parece fascinante encontrar el error de aquel que es infalible en cuestiones de fe. Si de verdad creyéramos que el Papa es el verdadero embajador de Cristo no dudaríamos ni un segundo de ninguno de sus comportamientos.

2

Las visitas papales pueden ser un bálsamo para unir comunidades o una mecha para ocasionar un incendio. Depende de la disposición de los corazones que lo reciben. Como iglesia peregrinante, como pueblo en marcha que sigue a su pastor dejémonos de pasarle facturas que no le corresponden y abramos nuestros corazones, la riqueza de su mensaje es universal.

Fotos: Aci Prensa.

Una factura que fractura

En el país de los piolas, ¿gana el más vivo, el que va más rápido, el que engaña al Estado, el que transgrede las reglas? Creemos que pasar un semáforo en amarillo no mata a nadie y que no pagar los impuestos que corresponden es un atajo del que salimos airosos. No cedemos el asiento, no respetamos la cola y el turno, y nos escabullimos en los molinetes para zafar del boleto del tren. Si tan sólo cumpliéramos con nuestro deber…

No nos damos cuenta de que sólo dejaremos huella si hacemos impecable nuestro trabajo de cada día, si servimos con esmero a los demás, si procuramos ser personas de una sola pieza, sin dobleces. Acá una historia de las consecuencias que tiene ser piolas por demás.

Hacía mucho que no me sentía tan estafada como el sábado pasado. El principio del agote de mi paciencia empezó en realidad el viernes a las siete de la tarde. Richieri, calor, tráfico por demás, locura de fin de año, colapso mental. Sufrí como nunca antes el chantaje argentino, la piolada criolla que no admite reclamo, que no da explicaciones y que lo único que hace es llenarte de indignación extrema.

Antes de tomar el rulo de Ezeiza para desembocar en la autopista a Cañuelas, la bolita empezó a toser. Corcoveaba como si le estuvieran estrujando el pescuezo. Nos abrimos paso a un costado en la banquina para ver qué pasaba. El auto también sufría el golpe de calor. Abrimos el capot e intentamos descifrar el problema. Unos policías bastante pasados de alcohol tantearon el asunto sin éxito. Llamamos al seguro para que nos mandasen una grúa. “En una hora estamos ahí”. Todavía la estamos esperando. Desde ese momento y hasta las doce de la noche nos dedicamos a reclamar el remolque y, no sólo que nunca llegó, sino que nos mintieron haciéndonos creer que había pasado por el lugar sin habernos visto. Una vergüenza.

IMG-20171229-WA0031

Entrando en la quinta hora, una grúa de la autopista nos movió porque en ese lugar molestábamos y nos llevó al primer puente fuera de esta vía. Desembocamos en Barrio Uno, “el barrio más lindo del mundo”, según su slogan. Bastante bien estaba, pero lo único que queríamos era una solución, un servicio que responda. Allí nos dejó, a merced de la noche, porque el seguro, bien gracias.

Ya cansados, con más horas frenados de las que deberíamos haber estado viajando y después de haber llamado a cuanta grúa nos muestre Google, un auxilio accedió a buscarnos. Parecía la salvación. En menos de cuarenta minutos un camión blanco con la inscripción AMG Traslados puso gancho y upó el auto frágil y maltrecho. Nos pidieron que fuésemos arriba del auto durante el trayecto y que agacháramos las cabezas cuando pasáramos por un peaje. Todo muy normal. Estábamos agotados, con calor, hambrientos, pero todavía faltaba más.

Al llegar a casa, la sorpresa. Ocho mil quinientos pesos. Un precio desopilante por habernos trasladado cuarenta y dos kilómetros. No era lo acordado y mucho menos lo que correspondía por ese servicio. Se negaron a bajar el auto si no pagábamos esa cifra. Una locura, un robo a mano armada por donde se lo mire. Pedimos factura para luego reclamarle al seguro esa suma. Y otra vez el engaño. Un mail falso, un departamento de facturación que no existe y la imposibilidad de exigir lo que corresponde, lo que manda la ley: un comprobante fiscal que deje asentado ese fraude. Sólo logramos bajarle $500 al precio original.

20180102_113841

Ya vamos una semana reclamando desde distintos teléfonos porque desde el mío ya no nos atienden. Ni una respuesta. Nos marean de un teléfono a otro, nos piden que esperemos a que cierre no sé qué ciclo para que puedan emitir la bendita factura. Todas mentiras. Enojo, enfurecimiento, indignación. No es una simple factura, es una factura que fractura. Una factura que saca lo peor de los argentinos.

Ahora que se sepa, que no haya más víctimas por desconocimiento. Los que manejan esta grúa son todos delincuentes, no aclaran los tantos a buenas y primeras y engañan a la gente. Se aprovechan de la hora, de la desesperación por un acarreo y hacen de la mentira y la trampa su mayor negocio. En algún momento, tarde o temprano, en esta vida o en la que viene pagarán.

¿Qué pasó en el 2017?

Mientras las últimas hojas del calendario se van consumiendo en el caluroso y agitado diciembre, me gusta mirar para atrás y entender, dentro de lo posible, de qué fue este 2017 que desgrana sus alaridos finales antes de poner el punto final. Con la velocidad a la que estamos acostumbrados a escupir nuestros días, nos sorprenderá darnos cuenta de que estas cosas pasaron durante estos trescientos sesenta y cinco días. Más de uno dirá ¿eso pasó este año? Pues sí, todo esto y mucho más.

Asunción de Trump

Si el mundo estaba enfermo, llegó Trump para darle un sopapo. En enero, y en medio de un mundo expectante por entender qué quiere decir que a la primera potencia mundial la gobierne un magnate ¿egocéntrico? ¿colérico?, Estados Unidos empezó un sentido diálogo y debate consigo mismo. Trump no dice metáforas, expresa lo que siente sin filtros y tirando por la borda años de diplomacia internacional. El hecho más resonante de los últimos días fue reconocer, sin preámbulos ni medias tintas, a Jerusalén como capital de Israel, sembrando discordia frente a uno de los temas más punzantes del mundo. La histórica disputa entre israelíes y palestinos por la ciudad sagrada tuvo su escalada de violencia de la mano del grupo extremista Hamas. Ufanándose de ser un político distinto, muchas de sus promesas no se cumplieron aún: el abandono de la OTAN, la investigación a Hillary Clinton o el freno en la entrada de musulmanes al país. Le quedará mucho por demostrar.

1 El intransigente
Ph: El Intransigente

Crisis y caos en Venezuela

Desde 2013 el país petrolero vive inmerso en una crisis política, económica, social y humanitaria que parecería no tener fin. A menos que el gobierno de Maduro colapse internamente, la democracia está muy lejos de ser una vía de salvación. Después de haber sido una economía tan próspera y cuando se pensaba que abastecería de petróleo a todo el mundo, el chavismo empezó el declive del que será difícil, sino imposible, salir a flote. Las violaciones a los derechos humanos y el saqueo de la riqueza patrimonial del país entero hicieron que hoy Venezuela se muera por la escasez de absolutamente todo: medicamentos, alimentos, papel higiénico. Las fronteras rebalsan y los países vecinos –y no tanto- se hermanan para dar a asilo a las hordas de venezolanos que escapan de un régimen tan tirano como cruel. Dios quiera que el demagogo que los gobierna pueda recapacitar, levantar la cabeza y poner a este país tan rico de pie a través de elecciones limpias y seguras.

2 la nacion
Ph: La Nación

Terremoto en México

En la mañana del 19 de septiembre, mi amiga Maricruz me reportó, vía whatsapp, que su auto empezó a temblar mientras manejaba hacia su trabajo. Al principio creyó que había pinchado una cubierta, pero luego se dio cuenta que no sólo su auto vibraba, sino que los semáforos se balanceaban como borrachos por las calles del DF. A pleno sol, edificios vidriados se bamboleaban de un lado hacia el otro sin piedad alguna. Con una magnitud de 7.1 en la escala de Richter, el terremoto ocurrió exactamente 32 años después del último gran sismo que vivió el país. Dos horas antes se había realizado un simulacro en homenaje a las víctimas de aquel trágico episodio del 85. Como una burla del destino, la naturaleza se hizo presente de la manera más dramática dejando un saldo de más de 300 muertos.

3 la nacion
Ph: La Nación

Terrorismo en Europa

Caminar por las calles de París o de Londres ya no parece ser tan seguro como hace unos años. Las multitudes generan una paranoia con la que es difícil convivir. Este año, la seguidilla de ataques fatales (e informales) fue la forma que eligió el Estado Islámico para seguir demostrando su odio hacia occidente. ISIS se adjudicó un total de siete atentados denominados “low cost” por ser baratos y contagiosos. Niza, Estocolmo, París, Londres (en tres oportunidades) y Barcelona. Los ataques ocurrieron en concentraciones masivas: festejos por el 14 de julio en Niza, transeúntes embestidos en el puente Westminster en Londres, multitud atropellada en zona peatonal en Estocolmo, atropello en La Rambla de Barcelona. Difícil predecirlos, difícil prevenirlos. Pero, aunque cueste reconocerlo, cada acto terrorista tiene su componente político. Reforzar la seguridad y militarizar las capitales más importantes será en vano si no se trabaja el problema desde el fondo de la cuestión.

Además, conmemoramos el atentado sufrido por un grupo de ciclistas argentinos en Nueva York. Una tristeza enorme para todo el país.

4 radio caracol
Ph: Radio Caracol

¿Independencia de Cataluña?

El hijo adolescente que se quiere emancipar de la casa paterna. Impulsiva y desafiante, así es Cataluña. El momento histórico y a la vez gravísimo se dio cuando el Parlamento de Cataluña votó la propuesta ofrecida por los grupos separatistas para desmembrarse de España. Madrid, haciendo hasta lo imposible por impedir este divorcio, destituyó al gobierno de Carles Puigdemont en un intento por restituir la legalidad de la democracia. Hoy, con la mira puesta en las elecciones de la semana que viene, Rajoy se apura a retener los votos que el PP obtuvo en las últimas elecciones catalanas para evitar así el desastre en los comicios. Muchas empresas se fueron asustadas por el proceso independentista. Ahora toca poner paños fríos y contener a los rebeldes.

Cataluña se suma al bando de Reino Unido que notificó la separación formal de la Unión Europea. Sin embargo, todavía no hay acuerdo certero: la separación costaría unos 24 billones de dólares.

Ph: redice.tv

Pruebas nucleares norcoreanas

Quien juega con fuego… Corea del Norte probó un misil balístico de mediano alcance que aterrizó en el mar de Japón y avivó las viejas tensiones en la región. Trump anuncia una nueva oleada de sanciones y Corea del Sur se alía con China para evitar una posible guerra en el país. Con su sexta prueba nuclear desde 2006, el líder Kim Jong-um confirma que las pruebas piloto forman parte de la elaboración de una bomba de hidrógeno.

6 el observador de uruguay
Ph: El Observador de Uruguay

Desarme de las FARC

Un comité de la ONU anunció el desarme de la organización revolucionario colombiana, FARC, después de décadas de conflicto civil. El proceso se había iniciado en junio de 2016 con el cese del fuego. Después de 53 años ininterrumpidos de guerrilla, se entregaron 7132 armas a la ONU. Con este paso histórico, Juan Manuel Santos se consolida como un líder indiscutible en su país.

7 radio caracol
Ph: Radio Caracol

Por supuesto que esta lista se queda corta. Y es imposible que así no suceda. Sin ir más lejos, en la Argentina pasaron más cosas de las que nuestra memoria es capaz de retener: paro docente, ley del 2×1, eliminatorias cardíacas, las PASO, caso Maldonado, mapuches asaltando el Sur, Ara San Juan, destitución de camaristas, detenciones de ex funcionarios, esclarecimiento del caso Nisman, furor de créditos hipotecarios y reforma previsional y laboral. Todo esto y tantísimo más sucedió mientras el mundo tardaba en dar una vuelta más alrededor del Sol.